Naturopatía es la ciencia que estudia las propiedades y las aplicaciones de los agentes naturales (alimentos vegetales, plantas medicinales, agua, sol, tierra y aire) con el objetivo de mantener y recuperar la salud.

La Naturopatía nos enseña pues a seleccionar y utilizar todos los elementos inocuos que​ la Naturaleza nos ofrece libremente; a conocer y desechar los perjudiciales para la salud y también a comprender y respetar todas sus Leyes, con el fin de alcanzar el más idóneo equilibrio, tanto físico como mental, emocional y espiritual de nuestro cuerpo, el mayor tiempo posible de nuestra vida.

El naturópata, por lo tanto, no pretende luchar contra las enfermedades propiamente dichas, sino que propone naturalizar los medios y las formas de vida del hombre. Su misión principal es la de eliminar las sustancias nocivas, extrañas y perjudiciales que se puedan encontrar en el organismo (desechos, toxinas, venenos, células dañadas, etc.), y en su lugar aportar las sustancias útiles y sanas (vitaminas, minerales, nutrientes, plantas, etc.) para depurar y regenerar los tejidos. La función principal del naturópata es la de estimular el sistema y la fuerza de autocuración interna propia de cada ser.

En el Centro hay un consultorio de actividad diaria de Naturopatía (de lunes a sábado), a parte de la organización de cursos y actividades complementarias.